enero 14, 2021|by  Admin|no comments

RECUPERACIÓN DE LA VIVIENDA ARRENDADA POR NECESIDAD DE USO DE LA PROPIEDAD

En primer lugar, poner de manifiesto que la normativa aplicable a estos casos sería la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos, cuya última redacción, y, por ende, la que se encuentra vigente, es del pasado 5 de marzo de 2019.

En el artículo 9.3 del citado cuerpo legal se establecen la forma en que el arrendador puede recuperar la vivienda arrendada antes de la expiración del plazo contractual (con su prorroga forzosa) por necesidad de uso. Sin embargo, para ejercitar dicha opción se deben producir los requisitos que a continuación se exponen:

· La propiedad debe ser ostentada por persona física, es decir, no cabría la aplicación de este artículo cuando la parte arrendadora fuera persona jurídica (sociedad).

· Puede solicitarse la no continuación de la prorroga forzosa del arrendamiento del inmueble cuando le sea necesario al propioarrendador para sí mismo, o para familiares de primer grado (esto es, hijos o padres) -también se incluirían hijos legalmente adoptados- o para el cónyuge.

· Es también requisito imprescindible que transcurra un año desde la celebración del contrato de arrendamiento, antes de dicho plazo no se podrá ejercitar tal opción.

· Se debe notificar al arrendatario la causa que justifique la resolución contractual que se persigue.

· El arrendador debe notificar al arrendatario con dos meses de antelación su intención de resolver el contrato de arrendamiento por la necesidad de uso de la vivienda en cuestión.

· Finalmente, debe ser ocupado el inmueble en el plazo de tres meses(como máximo) desde que se produce la resolución contractual y el desalojo de la vivienda por el arrendatario.

· De no ser usado el inmueble por el arrendador en el plazo indicado, el arrendatario podrá optar -en el plazo de treinta días-, entre ser repuesto en el uso del inmueble arrendado por un nuevo período de hasta cinco años, con indemnización de los gastos que el desalojo de la vivienda le hubiera podido suponer, o ser indemnizado por una cantidad equivalente a una mensualidad por cada año que quedara por cumplir hasta completar cinco años (salvo causa de fuerza mayor).

A todo lo anterior hay que añadir, que, desde la entrada en vigor del nuevo texto, el 5 de marzo de 2019, debe constar expresamente en el contrato una cláusula que posibilite recuperar la vivienda por necesidad. En caso de no aparecer expresamente dicha cláusula no podrá invocarse por el arrendador dicha recuperación.

De lo expuesto, se desprende que existen métodos y posibilidades que pueden proteger al arrendador con respecto al arrendatario, sin embargo, los requisitos establecidos para ello son rígidos y es por ello que desde ALVAREZ&ASOCIADOS recomendamos contacten con un profesional en la materia para que asuma la dirección del asunto, ya que el incumplimiento de alguna de las cuestiones anteriormente explicadas podrá dar lugar a consecuencias penosas.

Pedro Álvarez Valverde. Abogado.

Avd. Moratalaz, N.o 97, C.P. 28030, Madrid Tlf: (+34) 633 774 134
Email: despacho@alvarez-asociados.es

Web: www.alvarez-asociados.es